Evolución del SEO (1999-2020)

Es bastante educativo hacer un pequeño viaje en el tiempo para ver cómo ha cambiado la Web y cómo han evolucionado las prácticas de posicionamiento SEO en buscadores.

Si sigues pensando en densidad de palabras clave, ¡por las barbas de Olaf!, tienes que leer esto.

Hay empresas y profesionales que siguen haciendo SEO tal como se hacía en 2010, o 2005. Esas técnicas están obsoletas y sería una cuestión de suerte aparecer en la primera página de Google. Es más, tendrás suerte si Google no te penaliza.

Una (breve) historia de la Web

La Web (con mayúsculas, la World Wide Web) lleva con nosotros 30 años. Pero en nada se parece esa Web primitiva de los años 90, con navegadores como Mosaic (¡por el que había que pagar para usarlo!) con la Web actual con tecnologías como HTML5, CSS3 y animaciones Lottie.

Los últimos cinco años de los 90 vieron a empresas pioneras experimentar con la Web y hacer negocio con webs que hoy nos dan risa, como la de Apple de 1997:

página web de Apple en 1997

¡Por Odin!, ¿estás de broma?

Pues no... Esa página era de lo mejor que se podía encontrar en la Web primitiva de hace 20 años. Era un mundo en el que las conexiones a Internet eran extremadamente lentas y la experiencia de usuario era casi anecdótica.

Era un mundo con las primeras versiones de HTML y donde CSS apenas lo entendían los navegadores. El concepto de copyright ni existía: todo libre, todo gratis.

Los años 90 fueron la época hippie de la Web.

En 1997, Yahoo! dominaba el mercado de los buscadores y Google acababa de nacer. Los algoritmos eran muy básicos, tenían muchos errores y se les podía engañar fácilmente. Esto cambió, pero poco a poco.

La Web, en 20 años, ha pasado de la web 1.0, con páginas estáticas tremendamente feas y lentas,
a la web 2.0, la llamada web social con una tecnología web permitió el nacimiento de las redes sociales, los blogs,
a la web 3.0, donde algoritmos basados en inteligencia artificial y la data web forman parte del día a día.

Olaf, ¡vaya rollo me estás metiendo!

Paciencia, vikingo, que ya llegamos a la evolución del SEO, pero esta introducción era necesaria para que lo entiendas mejor.

RESUMIENDO:
La evolución de la tecnología Web ha propiciado que los buscadores como Google también evolucionen.

Ahora, Google es muchísimo más inteligente que hace unos años y su manera de analizar y posicionar webs es radicalmente distinta. Por tanto, el contenido —y el SEO— de una web tiene que evolucionar si no te quieres quedar atrás.

. . .

¿Cómo ha evolucionado el posicionamiento SEO?

Como esto no pretende ser un listado exhaustivo de los cambios que han experimentado los buscadores, vamos a centrarnos en cómo se hacía y cómo se hace SEO hoy en día.

¿Por qué?

Para no hacer el ridículo. Y para no perder el tiempo y el dinero.

Vamos a tomar tres años y comparar la evolución del SEO. ¡Adelante!

Año 1999

Todo lo que se hacía en 1999 está penalizado hoy. El SEO de entonces funcionaba para la Web de 1999, pero hoy entran dentro de las técnicas de sombrero negro o black hat SEO.

Por tanto, caca, NO HACER NUNCA.

  1. 1. Se amontonan palabras clave en todos lados: en el contenido, en las meta etiquetas, en contenido oculto… Por ejemplo, si quería posicionar una web para "animales más rápidos del mundo", pondría ese texto 50 veces escondido en la página.

    ¿Y cómo lo escondo?

    Pues poniéndole el mismo color de texto que el color de fondo: blanco sobre blanco, negro sobre negro, etc.

    Podía tener una web con "animales más rápidos del mundo" repetido 100 veces, sin otra cosa, y tendría opciones de ponerla en la primera posición de Google.

    Google en esos momentos decía:

    "Guau, en esta página se menciona 150 veces (100 los veía la gente, 50 no porque estaban ocultos) por lo tanto debe decir muchas cosas interesantes sobre los animales más rápidos del mundo. ¡Vamos a ponerla en la primera posición!"
  2. 2. Exacto ajuste de la búsqueda era parte del SEO.

    Usar una palabra y sus variaciones hasta la saciedad. Por ejemplo, si quería posicionar una página para reloj azul y reloj rojo, tendría que escribir contenido específico para cada una de las variaciones.

    Y si también quería posicionar para relojes azules y relojes rojos, pues más contenido.

    Una pesadilla.
  3. 3. Dominios y subdominios llenos de palabras clave.

    Era una práctica común atiborrar los dominios y subdominios con palabras clave. Dominios como www.mejoresviajesanepalparasolteros.com formaban parte de la Web.
  4. 4. Contenido para los buscadores.

    En esos días se generaba contenido para gustar a los motores de búsqueda mientras se intentaba no molestar demasiado a los usuarios.

    El término experiencia de usuario era desconocido y aún le quedaban muchos años para que los negocios digitales lo tuvieran en cuenta.

Año 2009

Hacemos un salto de 10 años y nos plantamos en el 2009. La web social. Facebook y YouTube ya están entre nosotros. Google ha evolucionado mucho pero aún está lejos del algoritmo de hoy en día.

  1. 1. Palabras clave son importantes en meta etiquetas específicas.

    Esto sigue siendo importante hoy en día. Como vimos en el artículo de SEO en página, metatags como <title>, <description> y <h1> son importantes ahora y ya lo eran en el 2009.

    Se hablaba de densidad de palabras clave, es decir, qué porcentaje representaban las palabras clave con respecto al total del texto de un artículo. Los SEO se pasaban horas optimizando para la densidad perfecta de palabras clave. Una pérdida de tiempo.
  2. 2. Exacto ajuste de la búsqueda aún era parte del SEO.

    Reloj azul, reloj rojo, relojes azules, relojes rojos...
  3. 3. Dominios y subdominios con palabras clave.

    Dominios y subdominios con palabras clave seguían teniendo influencia aunque los dominios habían perdido un poco la hegemonía que tuvieron. Pero aún era importante tener palabras clave en ellos.
  4. 4. Enlaces entrantes como factor de posicionamiento.

    Los enlaces entrantes había conseguido un dominio absoluto sobre otros factores tales como la optimización en página. La loca carrera por conseguir enlaces de otras webs a la web propia había comenzado.

Año 2020

Hacemos otro salto en el tiempo y nos plantamos en el 2020. La web 3.0. Buscadores que funcionan con inteligencia artificial. La Web de datos. La omnipresencia de los móviles. El trabajo SEO poco tiene que ver con lo que se hacía años atrás.

  1. 1. Intención de búsqueda al poder.

    El contenido que mejor se adapta a la intención de búsqueda del usuario es el más valorado por Google.

    En lugar de un ajuste exacto de la búsqueda (reloj rojo, reloj azul) y palabras clave, en 2020 hay un ajuste con la intención de búsqueda del usuario. Google piensa por sí solo qué quiere buscar exactamente el usuario cuando escribe "reloj azul": ¿quiere comprar un reloj?, ¿quiere el usuario ver las tiendas de relojes que tiene cerca?, ¿quiere ver un listado de relojes?
  2. 2. Palabras clave siguen siendo importantes en meta etiquetas específicas.

    Esto sigue estando en vigor. Aunque la densidad de palabras clave dejó de tener sentido hace mucho tiempo. Si oyes a un "experto SEO" hablar de densidad de palabras clave, ¡huye!, ¡sal corriendo y no pares!
  3. 3. Experiencia de usuario al poder.

    La experiencia de usuario importa más que nunca. Las métricas de engagement (interacción) son vitales para llegar a la página #1 y mantenerse.

    Google tiene en cuenta métricas UX como tasa de rebote, tiempo en página, páginas visitadas por sesión, etc, para evaluar si una página web debe estar en las primeras posiciones de resultados o no.
  4. 4. Enlaces entrantes como factor de posicionamiento.

    Los enlaces entrantes siguen siendo un factor de posicionamiento si bien, más que nunca, la adquisición de nuevos enlaces entrantes deben seguir un patrón orgánico. Es decir, obtener enlaces poco a poco y de una manera sostenida.

    Patrón no orgánico: has conseguido un enlace en los últimos seis meses y ayer conseguiste 1500 enlaces de golpe. Es una clara señal a Google de que algo raro has hecho, como comprar ese enlaces. NO HACER.
  5. 5. Enlaces salientes como factor de posicionamiento.

    Los enlaces salientes —los que salen de tu web a otras webs— han cobrado cierta relevancia en el posicionamiento web porque consolidan el contexto de la página.

    Los enlaces salientes a contenidos relacionados aportan información extra a Google, lo que le ayuda a entender mejor qué hay escrito en una página y de qué trata.

. . .

RESUMEN

La Web ha cambiado mucho en los últimos 25 años. Esto ha propiciado que el SEO también evolucione.

Hacer hoy SEO como se hacía en 1999 o en 2009 es un tremendo error y te colocará en una mala posición con respecto a tus seguidores.

En 2020 tienes que elegir sabiamente tus palabras clave, ponerlas en ciertas meta etiquetas y el texto —tal como explicamos en el artículo de SEO en página—, y priorizar la experiencia de usuario y la intención búsqueda.

. . .

COMPÁRTELO CON UN VIKINGO QUE NECESITE ESTA INFORMACIÓN.
OLAF SE PONDRÁ CONTENTO.